martes, 29 de agosto de 2017

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

El director Luc Besson rueda una nueva cinta de ciencia ficción y lo hace manteniendo su estilo. De hecho algunas de las escenas de esta película recuerdan en ciertos aspectos a su filme "El quinto elemento" (1997). En este caso Besson ha creado una space opera de corte clásico y colorista llena de acción casi del inicio al final. Se aprecia clarísimamente que bebe también de fuentes como "Avatar" (2009) -hay aspectos y personajes clavaditos- o de algunos episodios de Star Wars. La pareja de jóvenes actores, Dane DeHaan y Cara Delevingne, trabajan bien aunque no tienen una química creíble entre ellos. El resto, Clive Owen, Ethan Hawke o Rihanna cumplen correctamente. Una buena banda sonora y estupendos efectos especiales redondean el conjunto de lo que está película es... una cinta de ciencia ficción para pasarlo bien con palomitas al lado.

Nota: 6 de 10

viernes, 18 de agosto de 2017

Rey Arturo: La leyenda de Excalibur (King Arthur: Legend of the Sword)

Tras sus últimos filmes, "Operación U.N.C.L.E" (2015), la saga Sherlock Holmes o "RocknRolla" (2008), Guy Ritchie se ha embarcado en una fantasía medieval contándonos a su modo la antigua leyenda del Rey Arturo. El director ha creado una película con una grandilocuencia y espectacularidad enorme. La ambientación y los efectos especiales son tremendos y parecen pensados para tratar de apabullar al espectador, pero en una época en la que los efectos ya han sido capaces de mostrar cualquier cosa que podamos imaginar, ese vano intento de Ritchie queda ligeramente anticuado. Además ha tratado de redefinir la leyenda para intentar mostrar algo nuevo y ello hace que lamentablemente todo quede enrevesado y con sabor extraño. Lo que le funcionó muy bien modernizando la decimonónica saga de Arthur Conan Doyle, aquí ha resultado un caos medieval que a veces parecen girones de "Juego de Tronos", "El Señor de los Anillos"... y lo que es peor retales de las viejas "Destino de caballero" (2001) o la malísima "Dungeons & Dragons" (2000). El último tercio de la trama se pierde en batallas y peleas interminables que logran desbaratar todo intento de lograr una buena película de espada y hechicería. Una pena y esperemos que el director enderece el rumbo, o que al menos vuelva a lo que sabe hacer magníficamente: rodar estupendo cine sobre las mafias y bajos fondos ingleses.

Nota: 4 de 10

martes, 8 de agosto de 2017

Spider-Man: Homecoming

Ya está aquí el reboot del reboot de Spiderman que tanto esperábamos. El director Jon Watts ha sido el encargado de dirigirla y de seguir así ampliando este gigantesco mundo Marvel que continúa en expansión mezclando personajes de un modo cuidado e imparable. La cinta es divertida con momentos de acción trepidante aunque tras tantas versiones rodadas sobre este superhéroe durante los últimos años poca sorpresa nos puede deparar verle balanceándose por las calles neoyorquinas. Lo mejor es que los guionistas han tratado de dar un toque más friqui a Peter Parker y al propio hombre araña, rejuveneciendo muchísimo al personaje -es casi un crío literalmente- y formando parte del grupo más nerd de su instituto. Los actores Tom Holland, Robert Downey Jr., Michael Keaton y Marisa Tomei trabajan correctamente cada uno cumpliendo lo que le toca, aunque se echa de menos la presencia de más vengadores. Una peli palomitera con buena acción rodada para lo que es; poner una pieza más en el puzzle que está construyendo Marvel año a año. Por eso, los fans de los cómics no deben perdérsela, pero sin esperar que sea una maravilla para evitar decepciones.

Nota: 6 de 10

lunes, 7 de agosto de 2017

Baby Driver

El director Edgar Wright, creador de entretenidas y friquis comedias como "Zombies party" (2004), "Arma fatal" (2007) o "Scott Pilgrim contra el mundo" (2010), se cuela en el mundo de las películas de robos y persecuciones mediante esta cinta, cuyo mayor atractivo son las escenas de acción y ver por ahí al gran Kevin Spacey llenando su cuenta bancaria sin tener que despeinarse -en la vida real y en la película-. Se trata de otra cinta más de jovencísimo y talentoso chavalín, introvertido, diferente al resto de la alienada ciudadanía, con capacidades imposibles -en este caso la conducción-, que tanto hemos visto en películas adolescentes todos estos años. Es como si la obra maestra "Drive" (2011) hubiera sido introducida en una baticao para convertirla en una azucarada merienda para chavales. Lo mejor sin duda es la estupenda música que invade la película casi por completo, las escenas de conducción y varias más de pura acción. Alguna de ellas llega a recordar el magnífico tiroteo de "Heat" (1995) -salvando las enormes distancias, por supuesto-. El guión hace aguas por los cuatro costados, pero el resto del filme logra que se pueda pasar un rato entretenido viéndola con palomitas.

Nota: 5 de 10

Verano 1993

Película debut de la directora Carla Simón, que narra las vivencias de una niña de 6 años que tras perder a su madre debe adaptarse a vivir en el campo acogida por su nueva familia. Se trata de una película con un guión trabajado, de conversaciones realistas, sutiles, momentos de corte dramático y todo contado de un modo intimista. Lo mejor es sin duda la interpretación del reparto, especialmente el trabajo de la niña protagonista Laia Artigas cuyas miradas son sencillamente increíbles. Transmite... y muy bien. No es la película ideal para ver si se pasa por malos momentos vitales, pero tampoco es un drama que se regodee en los infortunios, sino más bien en la curación de la heridas. Estupenda también la ambientación noventera -física y social- y la del espíritu campestre veraniego, cuyo sabor y olor casi se perciben desde la butaca.

Nota: 7 de 10

viernes, 28 de julio de 2017

Dunkerque (Dunkirk)

El director Christopher Nolan, que ha filmado buenas películas como "Memento" (2000) o las más recientes "Interstellar" (2014) y "El caballero oscuro" (2012), rueda sobre uno de los más desconocidos episodios de la II Guerra Mundial; el intento de huida desesperada de cientos de miles de soldados británicos y franceses en 1940 acorralados por los alemanes. Algo que pudo cambiar el desenlace de la guerra y que Nolan narra de un modo muy cuidado, bien ambientado y casi impresionista. La pega es que el director ha contado la historia mediante tres líneas argumentales paralelas que no respetan los tiempos y esto a veces puede dificultar la comprensión rápida de la trama. Hay que estar atento para no despistarse. También abusa ligeramente de los silencios y las pausas, lo que a algunos espectadores puede hacerles pensar que el filme no tiene un ritmo ágil para ser de guerra. Los actores Fionn Whitehead o Mark Rylance trabajan estupendamente, con una agradable aparición de Kenneth Branagh. Es un filme que tiene un estilo casi minimalista y un gran punto a su favor es que cuenta con una magnífica banda sonora de Hans Zimmer que apuntala el conjunto de la obra, pero a los no fans de Nolan igual esta película no les maraville demasiado.

Nota: 6 de 10

La guerra del planeta de los simios (War for the Planet of the Apes)

El director Matt Reeves nos lleva de regreso a la renovada saga de "El planeta de los simios" y, tras un par de películas magníficas "El origen del planeta de los simios" (2011) y "El amanecer del planeta de los simios" (2014), en ésta el cineasta ha caido en su propia trampa -algo muy habitual últimamente entre directores- y es que se ha tomado demasiado en serio a sí mismo y a su película. La historia continúa de un modo interesante los dos episodios ya vistos y plantea una trama que continúa su avance hacia el filme original de 1968, pero simplemente le sobra metraje a manos llenas. Hay escenas que se eternizan tratando de buscar un dramatismo que el director parece querer lograr congelando la cámara y creando largos silencios. Esto resulta fallido en la película hasta el punto de que tanto primerísimo plano estático de los simios provoca que el espectador termine finalmente viendo "muñecos" digitales en lugar de verdaderos personajes. Algo imperdonable que nunca ocurrió en los dos episodios anteriores. Hay momentos de acción muy correctos, pero el filme no cumple las altas expectativas que tenía. Andy Serkis sigue encarnando a César estupendamente pero la presencia de Woody Harrelson no aporta demasiado. Esperemos que en la siguiente película se enderece el rumbo perdido.

Nota: 5 de 10