lunes, 11 de diciembre de 2017

Perfectos desconocidos

El incansable Alex de la Iglesia nos trae una nueva película, pero esta vez abandonando su zona de confort para rodar una obra puramente teatral. Se trata de un remake del exitoso filme italiano "Perfetti sconosciuti" (2016) de Paolo Genovese, por lo que no tiene nada que ver con anteriores películas del director español como "El bar" (2017) o "Las brujas de Zugarramurdi" (2013). Esta nueva cinta se aúpa sobre tres pilares fundamentales: un interesante, divertido y muy trabajado guión, un estupendo montaje que permite desarrollar la fantástica historia sin salir casi del salón donde transcurre, y un elenco de actores de categoría muy bien dirigido que hace su labor magníficamente bien; nada menos que Belén Rueda, Eduard Fernández, Ernesto Alterio, Juana Acosta, Eduardo Noriega, Dafne Fernández y Pepón Nieto. Desde el inicio al final la historia atrapa con situaciones corrosivas, amargas, surrealistas, algo oscuras, con -eso sí- los habituales toques tragicómicos de este gran director. Finalmente le ha salido una cinta casi casi redonda que permite disfrutar de una gran tarde de cine con amigos o familiares y abrir curiosos debates sobre la privacidad e intimidad personal incluso entre parejas y amistades del alma.

Nota: 8 de 10

martes, 28 de noviembre de 2017

Life & Nothing More (La vida y nada más)

El director Antonio Méndez Esparza y la productora Aquí y Allí Films, quienes ya trabajaron juntos en la cinta "Aquí y allá" (2012), vuelven a crear una historia de carácter intimista ambientada en esa parte de los USA que tiene menos glamour. En este caso se trata de un barrio humilde del norte de Florida. Nos muestra un retrato de la vida de una madre de raza negra que se esfuerza por sacar adelante a un complejo hijo adolescente y a una pequeña de tres años. El director juega con el método de mostrar a menudo pequeños recortes de escenas silentes y de conversaciones entresacadas; algunas tan realistas y aparentemente intrascendentes como las de cualquier vida normal. El ritmo de la cinta por supuesto va acorde a dicho sistema; no es rápido pero tiene algo que atrapa. Con todo ello Méndez Esparza hila una historia de cine indie que a veces parece un cóctel entre "Moonlight" (2016) y el cine social que Ken Loach nos mostró en "Yo, Daniel Blake" (2016). Los actores trabajan magníficamente y el resultado es una gran cinta de cine social que retrata una trama sobre las dificultades y esfuerzos cotidianos, pero que no renuncia a la esperanza.

Nota: 7 de 10

martes, 31 de octubre de 2017

Thor: Ragnarok

Ya tenemos en los cines el siguiente episodio de la megasaga cinematográfica de Marvel. En este caso vuelve Thor, y la cinta ha sido dirigida por el neozelandés Taika Waititi. Este director, que ya rodó un muy gracioso corto llamado "Bando Thor" (2016) sobre el superhéroe tratando de integrarse como ciudadano "normal", ha sido muy cuidadoso con la fidelidad y guiños a los cómics originales y al mismo tiempo ha incluido dosis de humor socarrón en los momentos correctos. Algo que Marvel ya sabe que funciona por lo visto en "Guardianes de la Galaxia" (2014). Esto, más las apariciones habituales de personajes de la serie -Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Anthony Hopkins y Mark Ruffalo-, todo ello hace que la historia se disfrute con ganas. Vemos por allí, por cierto, a una estupenda Cate Blanchett en un papel interesante. La música y los efectos acompañan con oficio y el resultado es el que esperábamos: gran peli de superhéroes y supervillanos para disfrutar en una pantalla cuanto más grande mejor.

Nota: 7 de 10

martes, 10 de octubre de 2017

Blade Runner 2049

35 años después del estreno de la magnífica "Blade Runner" de Ridley Scott, el director Denis Villeneuve, creador de estupendos filmes como "Prisioneros" (2013) o "La llegada" (2016) nos sumerge de nuevo en aquel universo oscuro, buen ejemplo de la ciencia ficción preciberpunk que marcó tendencia cinematográfica durante los ochenta y noventa. Villeneuve ha rodado una secuela más que digna, llenando la pantalla con la misma sensación de soledad, tiniebla y decadencia visual que su predecesora. La historia transcurre en 2049 e importantes cosas han cambiado desde lo que ocurrió en 2019. La ambientación en Los Ángeles es fantástica y pasa de la oscura humedad original al frío y los copos de nieve, pero la ciudad sigue mostrándose superpoblada, claustrofóbica e inhumana. La actuación de Ryan Gosling como blade runner es muy destacable. Su papel tiene una complejidad y profundidad que se agradece, y está acompañado de unos correctos Ana de Armas, Jared Leto, Sylvia Hoeks o Robin Wright. Por supuesto, es interesante ver por allí de nuevo a Harrison Ford encarnando al viejo blade runner Rick Deckard. Quizá por un exceso de respeto a la obra original, el director ha llevado el filme hacia un exceso de solemnidad que puede perjudicar a la historia sobre todo en su velocidad (con alguna trampa de guión, por cierto), pero la trama es buena. Se echa muchísimo de menos la banda sonora de Vangelis que todos tenemos en mente, aunque la labor realizada por Hans Zimmer trata de recordar en algunos momentos aquel magnífico trabajo. Sinceramente, hay poca música y es una lástima. No obstante, la obra toma en sus manos nuevos conceptos filosófico-sociales que dan como resultado un magnífico filme de ciencia ficción de calidad, seria y trabajada. Una gran película de genero (especialmente recomendable para fans de la anterior).

Nota: 8 de 10

Barry Seal: El traficante (American Made)

El director Doug Liman que nos ha ofrecido buenas cintas como "Al filo del mañana" (2014) o "El caso Bourne" (2002), se mete de lleno en el tan de moda mundo del narcotráfico ochentero. La película nos cuenta la historia real de Barry Seal, un piloto norteamericano que estuvo jugando a caballo entre la colaboración con la CIA y con el cártel de Pablo Escobar. La cinta tiene un ritmo trepidante que es una delicia, atrapa desde el inicio hasta el final y es interesante ver las motivaciones y vida de este personaje que ya tocó muy de refilón la serie de TV "Narcos". Tom Cruise trabaja magníficamente bien, recuperando su mejor cara profesional, y él es sin duda el alma y columna vertebral de toda la cinta. El resto del reparto, Domhnall Gleeson, Jayma Mays, Sarah Wright o Jesse Plemons acompañan bien, pero Cruise lleva todo el peso de la obra a sus espaldas. El filme tiene de todo, tensión, acción, trama histórica y toques de humor y drama. Recomendable sin duda.

Nota: 7 de 10

martes, 29 de agosto de 2017

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

El director Luc Besson rueda una nueva cinta de ciencia ficción y lo hace manteniendo su estilo. De hecho algunas de las escenas de esta película recuerdan en ciertos aspectos a su filme "El quinto elemento" (1997). En este caso Besson ha creado una space opera de corte clásico y colorista llena de acción casi del inicio al final. Se aprecia clarísimamente que bebe también de fuentes como "Avatar" (2009) -hay aspectos y personajes clavaditos- o de algunos episodios de Star Wars. La pareja de jóvenes actores, Dane DeHaan y Cara Delevingne, trabajan bien aunque no tienen una química creíble entre ellos. El resto, Clive Owen, Ethan Hawke o Rihanna cumplen correctamente. Una buena banda sonora y estupendos efectos especiales redondean el conjunto de lo que está película es... una cinta de ciencia ficción para pasarlo bien con palomitas al lado.

Nota: 6 de 10

viernes, 18 de agosto de 2017

Rey Arturo: La leyenda de Excalibur (King Arthur: Legend of the Sword)

Tras sus últimos filmes, "Operación U.N.C.L.E" (2015), la saga Sherlock Holmes o "RocknRolla" (2008), Guy Ritchie se ha embarcado en una fantasía medieval contándonos a su modo la antigua leyenda del Rey Arturo. El director ha creado una película con una grandilocuencia y espectacularidad enorme. La ambientación y los efectos especiales son tremendos y parecen pensados para tratar de apabullar al espectador, pero en una época en la que los efectos ya han sido capaces de mostrar cualquier cosa que podamos imaginar, ese vano intento de Ritchie queda ligeramente anticuado. Además ha tratado de redefinir la leyenda para intentar mostrar algo nuevo y ello hace que lamentablemente todo quede enrevesado y con sabor extraño. Lo que le funcionó muy bien modernizando la decimonónica saga de Arthur Conan Doyle, aquí ha resultado un caos medieval que a veces parecen girones de "Juego de Tronos", "El Señor de los Anillos"... y lo que es peor retales de las viejas "Destino de caballero" (2001) o la malísima "Dungeons & Dragons" (2000). El último tercio de la trama se pierde en batallas y peleas interminables que logran desbaratar todo intento de lograr una buena película de espada y hechicería. Una pena y esperemos que el director enderece el rumbo, o que al menos vuelva a lo que sabe hacer magníficamente: rodar estupendo cine sobre las mafias y bajos fondos ingleses.

Nota: 4 de 10