lunes, 15 de diciembre de 2014

St. Vincent

El actor Bill Murray, a las órdenes de Theodore Melfi, se pone frente a las cámaras para tratar de asaltar los Óscar e intentar llevarse la estatuilla que se le escapó con "Lost in Translation" (2003). El director le ha creado un papel a su medida que parece una especie de cóctel entre el perdedor de dicha película y algunos de los personajes gruñones que han interpretado en esta década otros actores como Jack Nicholson. Y le ha puesto frente a un niño -Jaeden Lieberher- que da buena réplica al protagonista. La cinta juega sus cartas mezclando inteligentemente momentos de comedia, con momentos duros y emotivos que buscan tocar la fibra sensible del espectador, todo correctamente escrito en un guión interesante. Lo mejor sin duda los ramalazos de castarrabias de Murray y el personaje de stripper rusa de Naomi Watts, pero el resto de actores trabajan bastante bien: Melissa McCarthy, Jaeden Lieberher, Chris O'Dowd o Terrence Howard. Es un filme recomendable.

Nota: 7 (de 10)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada