sábado, 19 de diciembre de 2015

Star Wars: El despertar de la Fuerza (Star Wars. Episode VII: The Force Awakens)

La película más esperada del año ha llegado por fin a las pantallas de la mano de J.J. Abrams, experto director de ciencia ficción y heredero de facto de Lucas y Spielberg. Al ver este séptimo episodio de Star Wars se nota que ha trabajado con mimo y cuidado en respetar el viejo espiriru de la saga. Hay nuevos factores, por supuesto, pero hay tantos y tantos guiños y detalles heredados que beben directamente de los episodios IV, V y VI, que ver este filme es como reencontrarse con un querido viejo amigo al que hacía años que no veíamos. Algo distinto, con arrugas, con bastantes más vivencias a sus espaldas, algo más viejos (ambos), pero ES tu amigo. Eso es esta película. No defrauda. Nuevas aventuras con espíritu clásico. Al fin hemos recobrado esa ciencia ficción "sucia" que George Lucas inventó en 1977. Se nota la textura "cine" que J.J. Abrams ha recuperado y muchos menos efectos digitales (o menos evidentes). Los dos nuevos protagonistas interpretados por los jóvenes Daisy Ridley y John Boyega son un gran acierto con química entre ellos, incluyendo al nuevo joven piloto encarnado por Oscar Isaac. Y ver por allí a los viejos conocidos de la saga es un auténtico placer. El nuevo robot BB-8 con su clara personalidad propia se suma al conjunto de un modo estupendo. La película tiene un magnífico ritmo que no decae desde su arranque (las dos horas y media vuelan literalmente), unos excelentes efectos especiales, un magnífico 3D y una trama con sucesos muy importantes que no dejarán indiferentes a los espectadores (especialmente a los auténticos fans). Sin duda un filme a disfrutar y que deja el camino preparado y con mucho por ver para próximos episodios. Gran película y muy digna continuación. Gracias señor Abrams.

Nota: 8 (de 10)

1 comentario:

Héctor Álamo dijo...

Totalmente de acuerdo. Bienvenidos de nuevo el metal oxidado, los alienígenas hechos a base de mascaras, los viejos diseños de naves espaciales y las muy sucias tabernas de la vieja saga.
Como titulaba un articulo del dia del estreno: "una copia reverente".

Publicar un comentario