sábado, 8 de febrero de 2014

Nebraska

El director Alexander Payne, que ha realizado grandes películas como "Los descendientes" (2011) o "Entre copas" (2004), rueda una cinta ambientada en la norteamérica interior, con excelentes tintes de costumbrismo estadounidense. Payne la ha rodado en blanco y negro con una magnífica fotografía que da a la producción un estilo nostálgico estupendo. Gran parte del filme es una roadmovie y resulta curioso ver los paisajes y carreteras americanas con un decadente tono grisáceo que impide saber si se trata de campos verdes o secos, lo que queda a la imaginación del espectador. Las conversaciones, gestos y caras de la gente son fantásticos con una grandísima labor de guión y un impecable trabajo de interpretación de Bruce Dern -como un viejo cabezota soñador y perdido-, el actor Will Forte -sorprendente como un hijo semidesencantado de la vida-, la madre June Squibb -tremendo torbellino de la tercera edad-, Stacy Keach -conocido en TV como el abogado de Breaking Bad-, o el viejo Bob Odenkirk. Todos ellos, incluidos los más secundarios de todos, están increíbles. La historia va ganando peso con cada escena y hay momentos que tocan la fibra con una maestría que demuestran la madera de buen cineasta de este director. Gran película.

Nota: 8 (de 10)

No hay comentarios:

Publicar un comentario